Volare Oh Oh

0
Share

Volare Oh Oh

Me sorprendí tarareando la famosa canción de Gipsy Kings. Esa que dice: Volare, oh oh. No se por qué. Simplemente a veces te llega una canción y sientes que no puedes sacártela de la cabeza.

Después recordé la conversación que tuve el otro día con mi hija. Ella y yo compartimos el gusto por viajar, conocer otros países y culturas. Y de cómo al poco tiempo de regresar de un viaje, ya estábamos planeando el próximo.

Quisiera conocer el mundo entero. Me resulta fascinante como en cuestión de horas se pueden traspasar fronteras y llegar a lugares remotos. Algo que ni Marco Polo hubiera podido concebir en sus más salvajes sueños.

Pero, la parte que no disfruto tanto es el tedioso proceso de entrar y subir en aviones. Sobre todo, con lo complicado que se ha convertido esto en los últimos años, en pos de la prevención de ataques terroristas.

Todo el tema de descalzarse, desabrigarse, desvalijarse, pasar por escaners, ser olfateados por perros, interrogados, requisados y demás, hace que la experiencia se desluzca.

Parecen remotos los tiempos en los que había que llamar a una agencia de viajes que hacia todo el proceso de reservación y luego enviaba toda la documentación al viajero. Y el modo en que la gente se vestía de manera distinguida para viajar.

En contraste, ahora la gente viaja como si fuera a una pijamada, las reservaciones se hace a través de Internet y el propio viajero imprime su documentación. Y al llegar al aeropuerto cada cual debe registrarse en una maquina que imprime el pase de abordaje y los boletos de las maletas. Para luego depositar personalmente el equipaje que se van a tirar por la correa.

Es surrealista el modo en que cada vez el contacto personalizado es menos, las atenciones en las aerolíneas son mas frías y la mayoría de los servicios conllevan un costo adicional.
Fuera de esto, llegar a otros lugares en los cuales todo a la vista parece nuevo, a mi entender no tiene precio. Y regresar a aquellos que hemos disfrutado, tiene en si un gran valor.

Las molestias momentáneas que pueda generar el proceso, son lo de menos.

Lo ideal es mantener la mente positiva y abierta, para disfrutar plenamente de todas las nuevas experiencias.
.

0
avatar

irenemorillo

Soy Irene Morillo, mercadóloga y administradora de empresas, de profesión. Además de coach ejecutiva y entusiasta del aprendizaje y crecimiento personal continuo. Soy CEO de Stimulos Creativos, agencia publicitaria fundada en el año 2007, especializada en publicidad BTL y marketing digital.

Related Posts

Post A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

× ¿Cómo te puedo ayudar?