RESUCITA TU MARCA

0
Share

RESUCITA TU MARCA

 

El mundo ha cambiado. Lejos están los tiempos en los que las personas obtenían un título universitario, conseguían un empleo, hacían carrera dentro de una empresa, y luego se retiraban.

 

El rango de esperanza de vida ha aumentado considerablemente. Dado los avances tecnológicos y de la salud, las personas viven cada vez más años con calidad y siendo productivos.

 

La transformación en el modo de hacer negocios, ha posicionado en el Fortune 500 a empresas que décadas atrás ni existían, y han desaparecido otras que fueron formaron parte de la misma por mucho tiempo. En fin, vivimos en un mundo de constantes cambios y evolución.

Eso ha llevado a que las personas de la economía silver o economía de plata, aquellas cuya edad data de cincuenta años en adelante, tengan que reinventarse para poder posicionarse en este nuevo orden.

 

Muchas preguntas afloran ante este escenario, cuya realidad no siempre parece halagüeña.

 

¿Cómo competir siendo inmigrante digital en un mundo lleno nativos digitales? ¿Cómo responder a los constantes cambios? ¿Cómo adaptarse en un entorno tan cambiante que apenas comienzas a integrar una tecnología ya está cambiando?

 

Si ya has arribado a tus 50 años, o si como es mi caso, te faltan unos añitos para llegar a esa edad de plata, probablemente te estás planteando algunas de estas interrogantes antes expuestas.

 

La buena noticia es que puedes reinventarte no importa en la etapa de tu vida en la que te encuentres. De hecho, esto puede ser muy positivo, especialmente si estuviste desempeñando alguna labor que no te gustaba. O si con el paso de los años te diste cuenta que tus intereses cambiaron.

 

En lo que a mí respecta, tengo mi propio negocio de hace más de una década, una agencia publicitaria, la cual en sus inicios se especializaba en eventos corporativos, activaciones de ventas, relaciones públicas, etc.

 

Los drásticos cambios en el mercado, el aumento de la competencia y el crecimiento de la inversión en marketing digital, me ha empujado a reinventar mi negocio y reinventarme a mí misma.

 

En cuanto a la agencia he optimizado la estructura organizacional, migrado a una cultura más digital y asumido la realidad del nuevo entorno que nos ha tocado.

 

En lo personal, una de las decisiones que tomé, fue lanzar mi marca personal, totalmente separada de la de mi negocio, hace un poco más de un año. Además, retomé mi pasión por escribir e impartir conferencias.

 

Fruto de todo esto, he diseñado una plataforma de servicios de asesorías a emprendedores y PYMES, para aportar a través de mi experiencia y conocimientos.

Si yo he podido hacerlo, pues tú también. Pues creo firmemente que, si buscas dentro de ti, puedes reinventarte a cualquier edad.

 

Eres un ser especial, único. Tienes vivencias, experiencias y capacidades, que valen mucho. Y si pones todo eso en una propuesta de valor bien fundamentada, seguro que podrás abrirte paso.

 

A continuación, te comparto algunos tips basados en lo que me ha funcionado en este proceso:

 

 

  1. Descubre tus pasiones. Esas cosas que amas hacer probablemente representen una oportunidad de negocio para ti. Y si puedes combinar varias de tus pasiones, aún mejor. Imagínate que amas la naturaleza y la fotografía, de pronto puedes crear un blog en el cual puedas vender tus fotos, o hacer paquetes de excursiones para hacer turismo interno.

 

 

  1. Fortalece tus talentos innatos. Todos tenemos habilidades especiales, esas cosas que se nos dan super bien de manera natural. Analiza cuáles son esas cosas para las que te piden favores constantemente. Aquellas que se te dan super bien sin hacer mucho esfuerzo.

 

Ya sea que eres bueno haciendo tu declaración de impuestos, decorando, o cocinando. Esos talentos pueden ser monetizados.

 

Presta atención a esto. Es posible que sea un indicador interesante para buscar cómo desarrollar un negocio en el que utilices estas habilidades.

 

  1. Observa tu entorno. Dicen que no hay nada nuevo bajo el sol, pero las oportunidades están a la vuelta de la esquina, si te mantienes atento.

 

Verifica qué producto o servicio te gustaría fuese mejorado o creado. Mira tu vecindario, quizás haya algún tipo de negocio que no esté disponible, o de estarlo, su oferta no sea tan atractiva y puedas mejorar.

 

Recuerda que la innovación no necesariamente es sinónimo de enormes cambios. Los cambios pequeños pueden crear un efecto contundente en la experiencia de los clientes.

 

En fin, te invito a mantener los ojos abiertos y anotar todas las ideas que se te ocurran. No descartes ninguna.

 

Quizás, en el momento no te resulte tan atractiva, pero luego al pasar unos días la mires de nuevo con otros ojos y te parezca mejor, o incluso, puede que puedas darle un giro y mejorarla para que funcione.

 

Espero que estas sugerencias te sirvan de inspiración y que te animes a explorar este hermoso mundo de todas las posibilidades.

Me encantaría leer tus mensajes.

 

 

_______________ La autora es CEO de Stimulos Creativos, agencia publicitaria fundada en 2007. Es mercadóloga y administradora de empresas, con vasta experiencia trabajando con marcas a nivel nacional e internacional. http://edition.pagesuite-professional.co.uk/html5/reader/production/default.aspx?pubname=&edid=f179dee0-52a8-4479-9e9e-1cf35bbd75af&pnum=66

0
avatar

irenemorillo

Soy Irene Morillo, mercadóloga y administradora de empresas, de profesión. Además de coach ejecutiva y entusiasta del aprendizaje y crecimiento personal continuo. Soy CEO de Stimulos Creativos, agencia publicitaria fundada en el año 2007, especializada en publicidad BTL y marketing digital.

Related Posts

Post A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

× ¿Cómo te puedo ayudar?